La píldora rusa


Suscríbase a "la píldora rusa" para recibir en su buzón una expresión o palabra rusa con su significado ilustrado y un ejemplo de uso.

Imparto clases de ortografía. Un ruso os dirá que
una gallina nunca será buena profesora

Para suscribirse haga clic aquí, introduzca su dirección de e-mail en el recuadro y pulse "Suscribirme". Recibirá la píldora rusa cada martes y jueves y la publicaremos en nuestra página web al día siguiente.

Si tiene alguna sugerencia, no dude en escribirnos a info (arroba) oymfreelance.com.
jueves, 19 de diciembre de 2013
Posted by Olga Akimova

Conceptos erróneos sobre las vacunas (I): las vacunas provocan autismo

Esta es una traducción realizada por Miguel Callejón Berenguer del original en esloveno publicado el 23 de marzo de 2012. El autor del original es Maja Žorga Dulmin y Alenka Unk.

Skeptik.si es una página web dedicada al escepticismo y al pensamiento crítico.



De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda dudar de lo útil y necesarias que son las vacunas contra las enfermedades infecciosas; en especial en los niños de corta edad. Es una moda peligrosa; por ello, es importante que disipemos las dudas y aclaremos por qué no vacunar a un niño es una amenaza no solo para él mismo y para los niños de su edad, sino, en caso de que se extienda esta práctica, también para toda la población y en concreto para grupos de riesgo como la tercera edad. Dado que es un tema amplio, vamos a abordar en primer lugar los conceptos erróneos en torno a la vacunación que gozan de gran popularidad. Con el permiso de Rachel Dunlop, hemos tomado como base su artículo sobre los conceptos erróneos en torno a la vacunación y lo hemos completado de tal manera que hemos optado por presentar dichos conceptos en varios artículos.
Si desea obtener más información sobre la historia de la vacunación y sobre qué es una vacuna, puede leer este artículo y este otro.

CONCEPTO ERRÓNEO Nº 1:  Las vacunas provocan autismo
Esta idea lleva presente 14 años, desde que en la reputada revista The Lancet apareciese un estudio realizado por el ya retirado Dr. Andrew Wakefield, en el que culpaba a la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubeola (o vacuna MMR) de provocar autismo.[1]


Andrew Wakefield en su pose de predicador. Fuente: CTV News.

La naturaleza de la ciencia es tal que, como decía la ardillita de Svetlana Makarovič, «uno y nada es lo mismo». Por ello, otros investigadores se dedicaron a buscar la relación entre las vacunas y el autismo; relación que, catorce años despues, siguen sin encontrar. No es algo sorprendente, teniendo en cuenta que Wakefield, de manera simple y llana, falsificó su estudio. Y no solo porque la investigación se llevó a cabo con una muestra demasiado pequeña de niños (12; 11 niños y 1 niña), como para conseguir un resultado concluyente, sino también porque los niños, a diferencia de lo que afirmó Wakefield, no estaban sanos antes ni de que fueran vacunados y ni de que comenzara la investigación. Wakefield falsificó los resultados; la investigación se la encargaron los abogados de un grupo de padres de niños autistas que tenían planeado presentar una querella (solo por la investigación ganó 435.643 libras, una parte de los 18 millones (sí, 18.000.000) de libras que se repartieron un pequeño grupo de abogados y médicos); después desarrolló y patentó una vacuna «más segura» que habría de sustituir a la vacuna MMR. Cuando desacreditaron su investigación, la revista The Lancet retiró su artículo y a Wakefield se le retiró en Inglaterra su licencia para ejercer la medicina. No obstante, esto no lo detuvo: se mudó a EEUU, donde es el más entusiasta apoyo de Jenny McCarthy, antigua conejita playboy y madre de un niño autista. Si desea saber más sobre la investigación falsificada, el médico comprado y la pura verdad sobre esta teoría de la conspiración, lea los siguientes artículos:

Desde 1998 se han llevado acabo muchos estudios, muy completos y detallados, que de manera infructuosa han buscado el vínculo entre las vacunas y el autismo. El más importante de dichos estudios se llevó a cabo en Dinamarca, donde tomaron como muestra a todos los niños nacidos entre enero de 1991 y diciembre de 1998: un total de 537.303 niños, de los que al 82% se les había administrado la vacuna MMR; no obstante, no se encontró ninguna vinculación entre la vacuna y el desarrollo de un trastorno autista. En agosto de 2011, 18 científicos del Instituto de Medicina estadounidense (Institute of Medicine, en adelante IOM) publicaron en un informe una exhaustiva revisión de la literatura científica existente sobre el tema de las vacunas: examinaron más de 12.000 artículos revisados por pares en los que se describían investigaciones realizadas sobre ocho distintas vacunas, buscando efectos secundarios que estuviesen relacionados con ellas. ¿Y cuál fue el resultado de esta metainvestigación? No encontraron ninguna relación causa-efecto entre las vacunas y el autismo. El informe completo se encuentra aquí.
Algo así ya nos decía el sentido común: prácticamente toda la gente adulta que conocemos ha sido vacunada y entre ellos la incidencia del autismo es la misma que entre los niños en la actualidad. Aún más: en Japón se utilizaba un tipo de vacuna de amplio espectro contra el sarampión, las paperas y la rubeola; se demostró que podía provocar meningitis no viral y otros efectos secundarios (más tarde se supo que algunas de las dosis de vacuna utilizadas estaban pasadas de fecha) y, por ello, se dejó de utilizar en 1993, siendo sustituida por tres vacunas separadas, una para cada enfermedad.[2]A pesar de haberse dejado de administrar la vacuna común para las tres enfermedades, el número de casos de autismo no solo no cayó, sino que experimentó un aumento.[3]
No obstante todo lo arriba expuesto, en la página web de Natural News se esforzaron en desacreditar la metainvestigación del IOM. Utilizando la técnica de Gish gallop, vierten tal cantidad de tonterías en su web que, para refutarlas, habría que escribir todo un libro. A modo de ilustración nos quedaremos con una: entre otras cosas afirman que Andrew Wakefield nunca dijo que la vacuna MMR provoque autismo y que todo eso es propaganda de los malos malísimos partidarios de la medicina convencional. Aquí está el artículo de Wakefield que fue retirado. Podéis juzgar por vosotros mismos.  Una persona que dice que A=B y que B=C no necesita decir que A=C, ¿no? Y además: ¿es acaso difícil decir, en algún momento durante catorce años, «no, nunca he dicho algo así, entendisteis mal mi artículo»? ¿O que, en ese caso, no debería convertirse en el director ejecutivo del centro holístico para la investigación del autismo, que se encarga de estudiar ese vínculo sobre el que dice que nunca afirmó que existiese? Y el hecho de que en la patente de la vacuna que ideó escribiese directamente que la vacuna MMR provoca autismo, ¿es un error ortográfico que no solo desordena las letras, sino que además introduce nuevo contenido? Todo esto dice mucho sobre la credibilidad de Natural News.

El siguiente artículo tratará sobre otro mito: el que afirma que las vacunas provocan autismo por su contenido en mercurio.


Notas


UN BREVE GLOSARIO:
cepivo: vacuna
nalezljiv: infeccioso, contagioso
mumps: paperas
ošpic: sarampión
izčrpen: exhaustivo, detallado
vzor: muestra
strokovno pregledan članek: artículo revisado por pares





miércoles, 4 de diciembre de 2013
Posted by Unknown

El cometa ISON será visible a simple vista en noviembre

    Esta es una traducción realizada por Miguel Callejón Berenguer del original en ruso publicado el 5 de julio de 2013. El autor del original es Aleksei Tarasov.

    Techcult.ru (@TechCult_rues una página web de noticias relacionadas con la ciencia y la tecnología.


    Volvemos a tener invitados en nuestro Sistema Solar. Esta vez se nos acerca a toda velocidad el cometa ISON, llamado así en honor del programa ruso de sondeo del cielo nocturno, la Red Óptica Científica Internacional (ISON por sus siglas en inglés), en cuyo marco fue descubierto. La velocidad del cometa ronda los 76 000 kilómetros por hora.


    El 8 de mayo de 2013, cuando el cometa se encontraba a 645 millones de kilómetros de la Tierra (en la región entre Júpiter y Marte), el telescopio espacial Hubble realizó una grabación de 43 minutos, material que la NASA utilizó para crear un video de 5 segundos. En lo que duró la grabación, el ISON superó una distancia de 54 000 kilómetros.
    A medida que se vaya acercando al Sol, el cometa se irá calentando y ganando en luminosidad y su cola crecerá gracias a la evaporación del núcleo de hielo del cometa. Se calcula que será visible a simple vista en noviembre de este año. Espero que no provoque una histeria generalizada porque, de nuevo, se vaya a acabar el mundo.


UN BREVE GLOSARIO:

Международная Научная Оптическая Сеть: Red Óptica Científica Internacional (ISON)
Скомпоновать: componer
Нагреваться: calentarse

Más información sobre este cometa:
¿Qué son los cometas?

martes, 9 de julio de 2013
Posted by Unknown

¿Cómo de peligrosa es la radiación de un teléfono móvil?

    Esta es una traducción realizada por Miguel Callejón Berenguer del original en inglés publicado el 2 de septiembre de 2008. El autor del original es Brian Dunning.

    Skeptoid.com es una página web dedicada al escepticismo y al pensamiento crítico.




Artwork: Nathan Bebb


    La sabiduría popular y videos subidos a Internet nos dicen que la señal de los teléfonos móviles es peligrosa. ¿Hay algo de verdad en esto?

    Cojamos cualquier revista de orientación al consumidor o visitemos cualquier página web de noticias. Encontraremos artículos sobre una amenaza nueva y aterradora: La radiación que proviene de los teléfonos móviles es peligrosa, quizá capaz de provocar un tumor cerebral o en otro lugar del organismo; la radiactividad podría incluso cocerte el cerebro como si fuera un huevo o asártelo como una palomita de maíz. La mayoría de la gente no tiene más conocimiento científico que el que oye en las noticias, así que tenemos a toda una población creciendo con esta idea. ¿Está este miedo justificado? ¿Son los móviles un peligro en potencia o son, por el contrario, totalmente seguros? ¿O está la verdad, como en otras muchas cuestiones, en algún lugar entre ambos extremos?
    Analicemos con más detenimiento de qué tipo de amenaza estamos hablando. Un reciente artículo publicado en CNN.com cita a la doctora Debra Davis, directora del Centro de Oncología Ambiental de la Universidad de Pittsburgh, afirmando que "estás, simplemente, asándote la médula ósea" y preguntando "¿de verdad quieres jugar a la ruleta rusa con tu cabeza?" El artículo continúa con cinco recomendaciones para limitar la exposición a la radiación del teléfono móvil: Utilizar un dispositivo de manos libres, utilizar el altavoz, cambiar de teléfono, etcétera. La CNN publicó más tarde otro artículo en el que citaba de nuevo a la doctora Davis, afirmando esta vez que los niños corren un riesgo especial, ya que sus cerebros se están desarrollando y debería permitírsele el uso de teléfonos móviles solo en situaciones de emergencia.
    Como directora de un centro de oncología, ya debe haberlo visto todo en lo que respecta al tratamiento de los enfermos de cáncer y, dado que aparece en la CNN hablando sobre los riegos de los teléfonos móviles, debe poseer una extensa experiencia tratando cánceres causados por teléfonos móviles. ¿No es así? Bien, es lo que uno pensaría, pero parece ser que la CNN no es tan exigente con sus entrevistados. Debra Davis está doctorada en "estudios científicos", sea lo que sea lo que eso significa, no en medicina, y no está especializada en área alguna de la física, disciplina en la que se encuadra el estudio de la radiación electromagnética. Ahora bien: no pretendo difamar a la doctora Davis; posee una buena formación, complementada con experiencia, y todo tipo de publicaciones y galardones en su campo. No obstante, quiero llamar la atención sobre el hecho de que cuando la CNN trae a la televisión a un médico para hablar de un problema de salud pública, no deberías dar nada por sentado. Tú eres el que ha supuesto que ella trata a pacientes de cáncer y que ha sido testigo de primera mano de los efectos perjudiciales de la radiación de los teléfonos móviles. Lo cierto es que el único peligro del que la doctora Davis habló en realidad fue el de que "los teléfonos móviles son de uso común solo desde hace unos 10 años y, por esta razón, aún no se han determinado los efectos a largo plazo que la radiación que emiten tiene en el cerebro." Ni ella ni la CNN mostraron ningún ejemplo de los efectos perjudiciales de un teléfono móvil ni argumentaron de manera teórica que exista un peligro plausible.



    La doctora Davis además se equivoca de parte a parte en algo muy importante, al afirmar que aún no ha transcurrido el tiempo suficiente para que se realicen estudios a largo plazo, o que la relación entre teléfonos móviles y cáncer no se ha estudiado como es debido. De hecho, el Diario del Instituto Nacional del Cáncer publicó los resultados de un enorme estudio que se llevó a cabo en Dinamarca y que, durante 13 años, hizo un seguimiento del historial de cáncer de 420 000 usuarios de teléfonos móviles. Uno podría pensar que alguien de la posición de la doctora Davis estaría enterado de ello o que por lo menos se tomaría las mínimas molestias de documentarse sobre tales estudios antes de ir a la CNN a pregonar que estos no se han llevado a cabo. El estudio estaba centrado sobre todo en encontrar un aumento de la incidencia de tumores cerebrales o del sistema nervioso, de las glándulas salivales y leucemia. Se llegó a la siguiente conclusión:

    El riesgo de sufrir cualquiera de estos cánceres [...] no sufrió variación por un mayor uso diario del teléfono móvil, por el tiempo que hubiese transcurrido desde que se empezó a utilizar, por la edad a la que se empezó a utilizar, ni por el tipo de teléfono móvil (analógico o digital). El análisis de los tumores cerebrales o del sistema nervioso que se desarrollaron en los sujetos que participaron en el estudio no mostró [razones de incidencia estandarizada] estadísticamente significativas para cualquier subtipo de cáncer o localización anatómica. Los resultados de esta investigación [...] no respaldan la hipótesis de que exista una relación entre el uso de teléfonos móviles y la incidencia de tumores cerebrales o de las glándulas salivales, leucemia u otros tipos de cánceres.

    La falta de una conexión no es sorprendente, ya que no existe una hipótesis plausible que explique cómo un teléfono móvil podría dañar el tejido humano. La radiación electromagnética que se encuentra por debajo del espectro visible, donde se sitúan las frecuencias utilizadas por los teléfonos móviles y los dispositivos de radio, no es radiación ionizante y, por ello, no puede dañar las células vivas o romper un enlace químico. Los hornos microondas, cuya radiación se encuentra justo por encima de la de los móviles en la escala de frecuencias, funcionan mediante la oscilación de un campo de radiación extremadamente poderoso. Dicha oscilación hace que las moléculas de agua se calienten debido a la fricción existente entre ellas. La radiación de los teléfonos móviles es tres veces más débil; de hecho, demasiado débil como para que las moléculas de agua se muevan, y no oscila, lo cual no causa fricción. Una vez eliminadas las hipótesis del calor y de la radiación ionizante, no quedan alternativas plausibles. Por supuesto, es imposible probar que no existe un riesgo potencial, pero todos los factores de riesgo, conocidos o planteados de manera teórica hasta la fecha, han sido completamente descartados.
    Pero si esto es así, ¿cómo se originó la historia? ¿Cómo llegaron los teléfonos cancerígenos a ser uno de los mitos de nuestra cultura popular?
    Comenzó en 1993, cuando un chico llamado David Raynard fue al programa de Larry King, en la CNN, a hablar sobre la demanda que había interpuesto contra las empresas de telefonía móvil por la muerte de su esposa, usuaria de dicho servicio y que falleció de un tumor cerebral. No cabe duda de que el señor Raynard es digno de compasión, pero eso no implica que la razón esté de su parte. Por desgracia para el racionalismo, el programa de Larry King le dio la credibilidad suficiente a la noticia como para convertirla en un hecho comúnmente aceptado. A pesar de que el señor Raynard aseguraba que el tumor de su mujer tenía la misma forma que la antena de su teléfono móvil, la causa fue desestimada por falta de pruebas.
    Otra razón por la que esta creencia aún persiste es porque sigue siendo promovida por charlatanes que comercializan artículos para proteger al consumidor de cualquier peligro potencial. Promover el miedo es una gran estrategia de mercadotecnia de la que se valen. Cardo Systems es un fabricante de manos libres para telefonía móvil, artículo este promocionado con intensidad como la mejor manera de reducir la exposición a la radiación. Como es bien sabido, esta empresa publicó en YouTube una serie de montajes en los que mostraba cómo varias personas hacían palomitas de maíz colocando varios granos, rodeados de unos cuantos teléfonos móviles encendidos, encima de una mesa. 




    Cuando la CNN desenmascaró el montaje, el director general de Cardo Systems declaró que los videos eran solo una broma y que la idea de asustar a la gente para que pensaran que los teléfonos móviles podían hacer palomitas de maíz ni se les había pasado por la cabeza. Puedes juzgar por ti mismo la credibilidad de sus palabras.



 El plátano contiene un 0,0117 por ciento de potasio-40 (isótopo K-40), que es radiactivo. (Wikipedia)

    En YouTube también existen una serie de videos en los que se muestra cómo unos huevos se cuecen tras colocarlos varios minutos entre dos teléfonos móviles encendidos, pero, de nuevo, se ha demostrado sin lugar a dudas la imposibilidad de que esto ocurra. Brainiac, un programa de la televisión británica, lo intentó con 100 teléfonos. ¿El resultado? Ninguno en absoluto. La temperatura de los huevos no varió en lo más mínimo. Seguían igual de crudos.
    Algunas de las compañías que venden artículos para proteger de la radiación a los usuarios han creado secciones en sus páginas web donde citan comunicados oficiales que insisten en que no está probado que los teléfonos móviles sean seguros. También suelen citar un estudio en particular, conocido como "the Guy study" ("el estudio de Guy"), publicado en 1992 en Bioelectromagnetics, una revista científica arbitrada. Quizá recuerdes al coautor de este estudio, C. K. Chou, científico experto en radiación electromagnética y sobre cuyas investigaciones hablamos en el capítulo que dedicamos a el zumbido", the Hum. El estudio de Guy consistió en exponer a varias ratas a altos niveles de radiación electromagnética durante 22 horas al día a lo largo de dos años. Dieciocho de las ratas que sufrieron la exposición desarrollaron tumores, frente a 5 en el grupo de control. Las empresas que comercializan accesorios para teléfonos móviles se detienen en este punto; necesitas indagar un poco más para descubrir que otros científicos no han sido capaces de alcanzar los mismos resultados y que no se demostró que la radiación electromagnética fuese la responsable de la incidencia de casos de tumores, aun siendo esta estadísticamente significativa. De hecho, en otro estudio realizado por Adey et al, también publicado en Bioelectromagnetics, varias ratas fueron expuestas a una sustancia química cancerígena. Algunas de ellas fueron, a continuación, expuestas a radiación electromagnética. El doctor Adey encontró en realidad una incidencia menor de tumores en las ratas expuestas a radiación, pero el resultado no era lo suficientemente grande como para extraer conclusiones. Ni siquiera en los estudios más rigurosos realizados con animales se ha encontrado evidencia alguna que vincule la radiación de los teléfonos móviles a problemas de salud.


    Podemos encontrar discutible la ética de estas empresas de promover el miedo como medio para hacer negocio, pero eso no significa que los productos no sean una precaución sensata. No tiene nada de malo prevenir ahora y no tener que arrepentirse después, ¿no? Bueno, quizá te arrepientas cuando, tras gastarte el dinero que tanto te ha costado ganar en un producto destinado a protegerte de la radiación de tu teléfono móvil, escuches lo que la Organización Mundial de la Salud tiene que decir al respecto. En una de sus notas descriptivas indica lo siguiente sobre este tipo de dispositivos:

    La eficacia de ciertos dispositivos comerciales ideados para reducir la exposición a los campos electromagnéticos no está demostrada. [...] En los dos últimos decenios se ha realizado un gran número de estudios para determinar si los teléfonos móviles pueden plantear riesgos para la salud. Hasta la fecha no se ha confirmado que el uso del teléfono móvil tenga efectos perjudiciales para la salud.



    Hasta este momento, los experimentos llevados a cabo respaldan la posición escéptica inicial. Cuando alguien afirma que "la radiación de los teléfonos móviles provoca cáncer" o algo similar, la hipótesis nula se presume verdadera hasta que se hallen evidencias que respalden la afirmación. Y, a día de hoy, todos los resultados obtenidos respaldan la hipótesis nula. Quizá mañana las cosas cambien, y nos encontremos con que los teléfonos móviles son perjudiciales, o que lo son los enchufes eléctricos de 60 Hz o desplazarse a más de 50 kilómetros por hora. Una buena actitud escéptica está abierta a cualquier buena evidencia que respalde cualquier afirmación. Pero por ahora voy a seguir disfrutando de mi iPhone y a estar muy contento de que haya una antena de telefonía en mi vecindario.


UN BREVE GLOSARIO:


Accolade: galardón.

Bone marrow: médula ósea.
Chemical bond: enlace químico.
Standardized incidence ratio: razón de incidencia estandarizada.
60-cycle electrical outlet: enchufe eléctrico de 60 Hz
jueves, 27 de junio de 2013
Posted by Unknown

Visitors so far:

Suscríbete a nuestro blog:

Popular Post

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Ruso en Palma de Mallorca -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -